Letter from Bishop Checchio to faithful in the Diocese of Metuchen regarding the release of names of credibly accused clergy

En español

The following is a letter from Bishop Checchio to the faithful of the Diocese of Metuchen regarding the release of names of credibly accused clergy, also available as a PDF:

February 13, 2019

Dear Brothers and Sisters in Christ,

This week the Diocese of Metuchen joined with the four other Roman Catholic dioceses of New Jersey, in keeping our commitment made in November 2018, to release the names of those clergy whom have been credibly accused of sexual abuse of a minor. The list can be found on our diocesan website: https://diometuchen.org/clergy-abuse-resources.

          A cleric’s name is included on the list if they meet at least one of the following criteria: The accused admitted guilt; there has been a determination of guilt in a criminal court, civil court or by an ecclesiastical process; or the Metuchen Diocesan Review Board found the allegation(s) to be credible. A Diocesan Review Board is made up of primarily lay persons, experts in their respective fields, and tasked with reviewing the accusations for credibility.

          The lists of credibly accused clergy, compiled separately by each diocese, were released simultaneously in a good faith effort to show our joined commitment to transparency, accountability, and most importantly, journeying toward healing for those whom have suffered abuse. It is our conviction that the release of these names is the just and right action to take.

          As your bishop, I am moved to ask once again for forgiveness for the sins and crimes of commission and omission, which have scourged the body of Christ, our Church. The victims of sexual abuse and misconduct perpetrated by clergy need and deserve our support, prayers and compassion.

          I want you to know that I am told the accused clergy named on this list have been previously disclosed, on a case-by-case basis, to the faithful of our diocese, in the parishes where the priests served, law enforcement agencies and the county prosecutors’ offices. Each of the cases have been addressed, with two of the cases currently under investigation. I assure you the clergy named on this list are no longer able to minister.

          We have done our best to ensure this report is as complete as possible, but if anyone has additional information relating to misconduct or abuse involving clergy, I urge you to contact law enforcement and our Diocesan Response Officer, Deacon Vincent Brigande, at (732) 562-2413 or by cell at (908) 930-4558.

          As you may know, the Diocese of Metuchen underwent a similar thorough audit of clergy files in 2002. That audit, conducted by an outside law firm and our diocesan chancellor, closely examined all clergy files to review any reasonably available and relevant information pertaining to allegations of sexual abuse. As a result, the diocese turned over to law enforcement every alleged case of sexual abuse or misconduct, including cases that pre-dated the founding of the diocese in 1981. Since that time, it has been our practice that the Diocese of Metuchen turn over to the county prosecutors’ offices every single reported claim of sexual abuse as soon as we are made aware. We do not try to investigate the matters by ourselves. Out of an abundance of caution, I recently requested another review of our archives to prepare this list which was done by an independent, outside law firm. No new cases were found.

          In addition to the mandatory background checks and child abuse prevention classes already in place, the Roman Catholic dioceses of New Jersey have established a statewide Victims’ Compensation Program for the submission, evaluation and settlement of individual claims of sexual abuse of a minor. All victims, no matter when the offense occurred, are eligible to participate in the program which will operate independently from any of the participating dioceses. The administrators of the program, Kenneth R. Feinberg and Camille S. Biros, will have complete autonomy to determine eligibility of individual claims and the amount of compensation for victims who present a claim. Mr. Feinberg and Ms. Biros ran similar programs after the 9/11 World Trade Center disaster as well as for the (Arch)dioceses of New York, Philadelphia, Brooklyn, Rockville Centre and some other dioceses. We are currently in a 30-day period for comments about the protocol by stakeholders.

          According to a 2011 published report conducted by the John Jay College of Criminal Justice, the vast majority of cases where clerical sexual abuse or misconduct took place, many of which took place before our diocese was founded, were reported to have happened between the 1960’s and the 1980’s. Our list of 10 priests and 1 deacon includes a review of the files of the 344 diocesan priests who have served in the history of our diocese.

          I recognize we cannot change the past, but I am heartened the Church is taking steps forward to prevent similar abuses and the gross abuse of power in the future. Formation for seminarians has evolved to include the human aspect of development, rather than exclusively focusing on academics, theology and spirituality, and as such, the number of abuse incidents began to diminish. Likewise, since the Charter for the Protection of Children and Young People was adopted in 2002, the number of reported cases of credibly accused clergy has dropped significantly. In addition, the diocese has made substantial progress by work of our training programs, background checks, and zero-tolerance policies, which are carefully designed to protect those entrusted to our care and to prevent harm to our children in the future. Our children are our greatest gifts – each of them sacred and deserving of protection, respect and dignity.

          As sad as this day is for the Church, I remember daily that God has called me to this diocese, to be here with you and to walk down this road back to Him with transparency, justice and truth to promote healing, confidence and renewal. The challenges the Church faces now may seem daunting, but we must not fear the days ahead; Christ walks with us. Together, we will journey toward a new day. While we did not create these problems ourselves, we are to be part of the solution.

          It is also comforting to remember the countless good and faithful priests who continue to serve day in and day out with faith, generosity and love for God, His Church and all of you. Let us not forget to pray for our good seminarians, too, who are being well-formed and look forward to serving our local Church with zeal. They are a sign of hope to us even now.

          I ask for your prayers, most especially for the healing of all who have been directly hurt by these sins and crimes. Know of my gratitude and love for you and of my continual prayers for you, and I ask that you remember me in your prayers, too, as we strive, together, to be pleasing to Almighty God in all things.

                    With renewed best wishes, I remain

                                        Yours in Christ,

                                        The Most Reverend James F. Checchio, JCD, MBA
                                        Bishop of Metuchen


13 de febrero de 2019
Estimados Hermanos y Hermanas en Cristo, 
Esta semana la Diócesis de Metuchen junto con las otras diócesis Romanas Católicas de New Jersey, fieles a nuestro compromiso hecho en noviembre 2018, publicamos los nombres de clérigos acusados creíblemente del abuso sexual de un menor de edad.  La lista se encuentra en nuestra página de internet: https://diometuchen.org/clergy-abuse-resources. 
El nombre de un clérigo está incluido en la lista si cumple al menos uno de los siguientes requisitos:  El acusado admite que es culpable; se ha determinado culpable por la corte criminal, la corte civil o por un proceso eclesial; o la Mesa de Investigación de la Diócesis de Metuchen ha decidido que la alegación es creíble. La Mesa de Investigación está compuesta en su mayoría por laicos, expertos en sus respectivos campos de experiencia y su tarea es evaluar la credibilidad de la acusación.
Las listas de clérigos acusados creíblemente, recopilada por cada diócesis independientemente, fueron publicadas simultáneamente con nuestros esfuerzos de buena fe para demostrar nuestro compromiso en conjunto a la transparencia, responsabilidad, y más importante, la jornada hacia la sanación de todos aquellos que han sido abusados.  Estamos convencidos de que la publicación de estos nombres es la acción justa y correcta a tomar.
Como su obispo, me conmuevo una vez más para pedirles perdón por los pecados y crímenes de comisión y omisión, los cuales han flagelado el cuerpo de Cristo, nuestra Iglesia.  Las víctimas del abuso sexual y la mala conducta perpetrada por el clero necesitan y merecen nuestro apoyo, oraciones y compasión. 
Quiero que sepan que se me ha informado que los clérigos nombrados en la lista se han dado a conocer anteriormente, de acuerdo a cada caso, a los fieles de la diócesis, a las parroquias donde los sacerdotes sirvieron, las agencias de la ley y las oficinas de los fiscales de los condados.  Les aseguro que los clérigos nombrados en la lista no pueden más hacer ministerio. 
Hemos hecho lo mejor en nuestras manos para asegurarnos que este informe es lo más completo posible, pero si cualquiera tiene información adicional en relación a la conducta inapropiada o abuso implicando al clero, les urjo que contacten a las agencias de la ley y a nuestro Oficial de Respuesta Diocesano, Diácono Vincente Birgande, al (732) 562-2413 o al celular (908) 930-4558. 
Como ya saben, la Diócesis de Metuchen se sometió a una auditoría de los archivos del clero en el 2002.  Esta auditoria conducida por un bufete de abogados externo y nuestro canciller diocesano, examinaron exhaustivamente todos los archivos del clero para considerar cualquier información relevante y razonable en relación a alegaciones de abuso sexual.  Como resultado, la diócesis entregó a las agencias de la ley cada cado de abuso sexual o conducta inapropiada, incluyendo casos fechados antes de la fundación de la diócesis en 1981.  Desde esa auditoría, ha sido nuestra práctica que la Diócesis de Metuchen entregue a las oficinas del fiscal cada denuncia de abuso sexual en cuanto lo sepamos. No tratamos de investigar los casos nosotros mismos.  Como medida de cautela, recientemente solicite otra investigación de nuestros archivos para preparar esta lista la cual fue hecha por un bufete de abogados independiente.  No encontraron ningún caso nuevo. 
Además de las verificaciones de antecedentes mandatarias y las clases para la prevención del abuso sexual de niños ya establecidas, las diócesis Romanas Católicas de New Jersey han establecido el Programa de Compensación para Víctimas para la entrega, evaluación y arreglos de denuncias individuales de abuso sexual de un menor de edad.  Todas las víctimas, sin importar la fecha de la ofensa, son elegibles para participar en el programa el cual opera independientemente de las diócesis participantes.  Los administradores del programa, Kenneth R. Feinberg y Camille S. Biros, tendrán autonomía para determinar la elegibilidad de los reclamos del individuo y la suma de compensación para las víctimas que presentan sus casos.  El señor Feinberg y la señora Biros dirigieron programas similares después de la tragedia de 9/11 en el World Trade Center así como también en las Arqui/diócesis de New York, Filadelfia, Brooklyn, Rockville Centre y otras diócesis.  En estos momentos estamos en el periodo de treinta días para comentarios acerca del protocolo por las partes interesadas. 
De acuerdo al informe publicado en el 2011 por el Colegio John Jay de Justicia Criminal, la gran mayoría de casos de abuso sexual o conducta inapropiada por el clero, muchos de los cuales sucedieron antes de la fundación de la diócesis, fueron reportados de haber sucedido entre los 1960’s y los 1980’s.  Nuestra lista de 10 sacerdotes y 1 diácono incluye una investigación de los archivos de 344 sacerdotes diocesanos quienes han servido en la historia de nuestra diócesis. 
Reconozco que no podemos cambiar el pasado, pero me alienta saber que la Iglesia está tomando pasos para prevenir abusos similares y el abuso bruto del poder en el futuro.  La formación de los seminaristas ha evolucionado para incluir el aspecto humano de desarrollo en vez de enfocarse exclusivamente en la academia, teología y la espiritualidad, así, los números de incidentes de abuso han comenzado a disminuir.  Asimismo, desde la Carta para la Protección de los Niños y Jóvenes en el 2002, el número de casos reportados creíbles de clero ha disminuido muy significativamente.  Además, la diócesis ha progresado sustancialmente con nuestros programas de entrenamiento, verificaciones de antecedentes, y política de cero tolerancia, las cuales son diseñadas para proteger a aquellos confiados a nuestro cuidado y prevenir cualquier daño a nuestros niños en el futuro. Nuestros niños son nuestros grandes dones—cada uno de ellos es sagrado y merece protección, respeto y dignidad. 
Hoy es un día triste para la Iglesia.  En medio de esta tristeza, recuerdo diariamente que Dios me ha llamado a esta diócesis, para estar aquí con ustedes y caminar juntos hacia El con transparencia, justicia y verdad para promover la sanación, confianza y la renovación.  Los retos que la Iglesia enfrenta hoy día pueden parecer desalentadores, pero no debemos tener miedo de los días que vienen; Cristo camina con nosotros.  Juntos, caminamos hacía un nuevo día.  Aunque no hemos creado nosotros mismos los problemas, somos parte de la solución. 
Además anima saber que tenemos un sin número de sacerdotes buenos y fieles quienes continúan sirviendo día a día con fe, generosidad y amor a Dios, Su Iglesia y todos ustedes.  No olvidemos orar por nuestros buenos seminaristas también, quienes están siendo bien formados y desean servir a nuestra Iglesia local con fervor.  Son un signo de esperanza para nosotros hoy. 
Les pido sus oraciones, especialmente por la sanación de todos los que han sido directamente heridos por estos pecados y crímenes.  Sepan de mi gratitud y amor por cada uno de ustedes y de mis oraciones continuas por ustedes, y les pido que me recuerden en sus oraciones también, mientras que tratamos juntos de agradar a Dios Todopoderoso en todo. 
Sinceramente en Cristo,
Reverendísimo James F. Checchio, MCD, MBA
Obispo de Metuchen

13 de febrero de 2019 

Estimados Hermanos y Hermanas en Cristo, 

Esta semana la Diócesis de Metuchen junto con las otras diócesis Romanas Católicas de New Jersey, fieles a nuestro compromiso hecho en noviembre 2018, publicamos los nombres de clérigos acusados creíblemente del abuso sexual de un menor de edad.  La lista se encuentra en nuestra página de internet: https://diometuchen.org/clergy-abuse-resources. 

          El nombre de un clérigo está incluido en la lista si cumple al menos uno de los siguientes requisitos:  El acusado admite que es culpable; se ha determinado culpable por la corte criminal, la corte civil o por un proceso eclesial; o la Mesa de Investigación de la Diócesis de Metuchen ha decidido que la alegación es creíble. La Mesa de Investigación está compuesta en su mayoría por laicos, expertos en sus respectivos campos de experiencia y su tarea es evaluar la credibilidad de la acusación.

          Las listas de clérigos acusados creíblemente, recopilada por cada diócesis independientemente, fueron publicadas simultáneamente con nuestros esfuerzos de buena fe para demostrar nuestro compromiso en conjunto a la transparencia, responsabilidad, y más importante, la jornada hacia la sanación de todos aquellos que han sido abusados.  Estamos convencidos de que la publicación de estos nombres es la acción justa y correcta a tomar.

          Como su obispo, me conmuevo una vez más para pedirles perdón por los pecados y crímenes de comisión y omisión, los cuales han flagelado el cuerpo de Cristo, nuestra Iglesia.  Las víctimas del abuso sexual y la mala conducta perpetrada por el clero necesitan y merecen nuestro apoyo, oraciones y compasión. 

          Quiero que sepan que se me ha informado que los clérigos nombrados en la lista se han dado a conocer anteriormente, de acuerdo a cada caso, a los fieles de la diócesis, a las parroquias donde los sacerdotes sirvieron, las agencias de la ley y las oficinas de los fiscales de los condados.  Les aseguro que los clérigos nombrados en la lista no pueden más hacer ministerio. 

          Hemos hecho lo mejor en nuestras manos para asegurarnos que este informe es lo más completo posible, pero si cualquiera tiene información adicional en relación a la conducta inapropiada o abuso implicando al clero, les urjo que contacten a las agencias de la ley y a nuestro Oficial de Respuesta Diocesano, Diácono Vincente Birgande, al (732) 562-2413 o al celular (908) 930-4558. 

          Como ya saben, la Diócesis de Metuchen se sometió a una auditoría de los archivos del clero en el 2002.  Esta auditoria conducida por un bufete de abogados externo y nuestro canciller diocesano, examinaron exhaustivamente todos los archivos del clero para considerar cualquier información relevante y razonable en relación a alegaciones de abuso sexual.  Como resultado, la diócesis entregó a las agencias de la ley cada cado de abuso sexual o conducta inapropiada, incluyendo casos fechados antes de la fundación de la diócesis en 1981.  Desde esa auditoría, ha sido nuestra práctica que la Diócesis de Metuchen entregue a las oficinas del fiscal cada denuncia de abuso sexual en cuanto lo sepamos. No tratamos de investigar los casos nosotros mismos.  Como medida de cautela, recientemente solicite otra investigación de nuestros archivos para preparar esta lista la cual fue hecha por un bufete de abogados independiente.  No encontraron ningún caso nuevo. 

          Además de las verificaciones de antecedentes mandatarias y las clases para la prevención del abuso sexual de niños ya establecidas, las diócesis Romanas Católicas de New Jersey han establecido el Programa de Compensación para Víctimas para la entrega, evaluación y arreglos de denuncias individuales de abuso sexual de un menor de edad.  Todas las víctimas, sin importar la fecha de la ofensa, son elegibles para participar en el programa el cual opera independientemente de las diócesis participantes.  Los administradores del programa, Kenneth R. Feinberg y Camille S. Biros, tendrán autonomía para determinar la elegibilidad de los reclamos del individuo y la suma de compensación para las víctimas que presentan sus casos.  El señor Feinberg y la señora Biros dirigieron programas similares después de la tragedia de 9/11 en el World Trade Center así como también en las Arqui/diócesis de New York, Filadelfia, Brooklyn, Rockville Centre y otras diócesis.  En estos momentos estamos en el periodo de treinta días para comentarios acerca del protocolo por las partes interesadas. 

          De acuerdo al informe publicado en el 2011 por el Colegio John Jay de Justicia Criminal, la gran mayoría de casos de abuso sexual o conducta inapropiada por el clero, muchos de los cuales sucedieron antes de la fundación de la diócesis, fueron reportados de haber sucedido entre los 1960’s y los 1980’s.  Nuestra lista de 10 sacerdotes y 1 diácono incluye una investigación de los archivos de 344 sacerdotes diocesanos quienes han servido en la historia de nuestra diócesis. 

          Reconozco que no podemos cambiar el pasado, pero me alienta saber que la Iglesia está tomando pasos para prevenir abusos similares y el abuso bruto del poder en el futuro.  La formación de los seminaristas ha evolucionado para incluir el aspecto humano de desarrollo en vez de enfocarse exclusivamente en la academia, teología y la espiritualidad, así, los números de incidentes de abuso han comenzado a disminuir.  Asimismo, desde la Carta para la Protección de los Niños y Jóvenes en el 2002, el número de casos reportados creíbles de clero ha disminuido muy significativamente.  Además, la diócesis ha progresado sustancialmente con nuestros programas de entrenamiento, verificaciones de antecedentes, y política de cero tolerancia, las cuales son diseñadas para proteger a aquellos confiados a nuestro cuidado y prevenir cualquier daño a nuestros niños en el futuro. Nuestros niños son nuestros grandes dones—cada uno de ellos es sagrado y merece protección, respeto y dignidad. 

          Hoy es un día triste para la Iglesia.  En medio de esta tristeza, recuerdo diariamente que Dios me ha llamado a esta diócesis, para estar aquí con ustedes y caminar juntos hacia El con transparencia, justicia y verdad para promover la sanación, confianza y la renovación.  Los retos que la Iglesia enfrenta hoy día pueden parecer desalentadores, pero no debemos tener miedo de los días que vienen; Cristo camina con nosotros.  Juntos, caminamos hacía un nuevo día.  Aunque no hemos creado nosotros mismos los problemas, somos parte de la solución. 

          Además anima saber que tenemos un sin número de sacerdotes buenos y fieles quienes continúan sirviendo día a día con fe, generosidad y amor a Dios, Su Iglesia y todos ustedes.  No olvidemos orar por nuestros buenos seminaristas también, quienes están siendo bien formados y desean servir a nuestra Iglesia local con fervor.  Son un signo de esperanza para nosotros hoy. 

          Les pido sus oraciones, especialmente por la sanación de todos los que han sido directamente heridos por estos pecados y crímenes.  Sepan de mi gratitud y amor por cada uno de ustedes y de mis oraciones continuas por ustedes, y les pido que me recuerden en sus oraciones también, mientras que tratamos juntos de agradar a Dios Todopoderoso en todo. 

                                        Sinceramente en Cristo,

                                        Reverendísimo James F. Checchio, MCD, MBA
                                        Obispo de Metuchen