Christ is our hope, brings light into every darkness

En español

NOTE: The following letter was published in the April 18, 2019 edition of The Catholic Spirit, the official newspaper of the Diocese of Metuchen.

My dear brothers and sisters in the Risen Christ,

Happy Easter! “This is the day the Lord has made, let us rejoice and be glad.” This is the Psalm the Church sings on Easter Sunday morning. It recalls the Old Testament victory of King David ascending to his throne in Jerusalem in glorious triumph. He was rejected by his friends and fellow countrymen and also violently opposed by his enemies. Yet, God in His goodness vindicated him. David prefigures Jesus Christ. This is a fitting song to sing as we praise Christ. After an earthly battle with the powers of darkness that did their worst, “God raised Him from the dead, releasing Him from the agony of death, because it was impossible for death to keep its hold on Him.” (Acts 2:24)

The whole Church resounds again Easter morning as we claim the truth anew “Christ is Risen”! We can never grow tired of or exhaust its riches. The glorious news “Christ is Risen” has permeated every age since the time of the apostles down to this present moment, which is our moment. God has done for us what we could never do for ourselves; “He has ransomed us from the kingdom of darkness and brought us into the kingdom of the Son He loves.” (Col 1:13) We celebrate Easter because of God’s mercy and compassion; His great desire for friendship with each of us. We access this new life through the waters of baptism. Then every life must accept and grow in the new life Christ provides. This is why we need to proclaim again this year our own baptismal promises at Mass on Easter, and accept and claim Christ anew.

For me this Easter takes on a very personal meaning. With the death of my dad this past February 4, I came face to face with the finality of death in a very personal way. Many people I have known and loved have died and I have suffered their loss, but I have now learned what I have heard before about the death of a parent as my family learns to live in a new way without my dad here with us. It is particularly trying for my mom, who was married for 58 years to my father. Their marriage was a blessing to my brother, sisters and me, and although our mom has so many happy memories, we now witness her suffering from this loss in a way that hurts us children, grandchildren and great-grandchildren, too. Gratefully, her faith is strong, as is ours; I cannot imagine going through this without my knowledge and belief in the resurrection of Jesus; the gift of faith is such a blessing in life. I am doubly grateful for the gift of faith this Easter!

The meaning of Scripture has come alive for me in a vivid way. I take comfort in the promise that what Christ has accomplished by His death and resurrection is my hope and I will see my father face to face again. “Life is changed, not ended.” As we pray in the Preface for the Funeral Mass.

Yes, Christ is our hope, and brings light into every darkness. This reality effects every aspect of our life and the life of our Church and world, too. I take comfort that the resurrection of Christ is the hope of all who need Him. We need to choose to listen to the words of the Risen Christ before He ascended into heaven, “I will be with you always, even until the end of time.” Christ asks us as His faithful disciples to share this hope with so many in our Church and world who need that hope, too; this is our mission. Yes, the resurrection is not only for us, or for our last day, but also a prism for everyone to see rightly the things of everyday life, especially the brokenness of sin and the consequences and effects of sinful actions which seem so prevalently visible to all in our day.

The resurrection is God’s promise to us that sin, sickness and death do not get the last word. No, Christ is risen and has filled even our darkest hours with the light of hope and the conviction that in God all things will be made well. This is not pious other worldly talk. Rather, this is the foundation on which the Church of Christ has been built upon by the witness of the first Apostles.

My brothers and sisters in Christ, now is our time to put into practice this powerful news of the resurrection, and thanks be to God, you are already doing just that. Our diocese is blessed with so many faithful, good disciples, striving to remake our world over in the image desired by God Himself and for which He created it. God bless you for all you are doing to build a civilization of love!

When Peter and John ran to that Easter tomb, they were confronted with an emptiness that called them to make an act of faith; we are told “they saw and believed.” That act of faith changed everything. This Easter you and I are called to make our act of faith again, particularly as we renew our baptismal promises. We need to affirm again that it is all true. We have a hope and destiny that must illuminate everything we see and do. The world needs our witness of hope. The world needs the Good News of the Resurrection!

Please know of my love and affection for all of you. I am blessed to be with you here and to serve the people of God in this portion of his vineyard, the Church of Metuchen. I appreciate, too, your expression of Easter faith to me and my family at the time of my father’s death. We are living in the hope of resurrection. “One day we shall see him again.”

May the Risen Christ fill your hearts and minds with the peace the world cannot give. This is the day the Lord has made, let us rejoice and be glad!

Easter Peace and Joy,

The Most Reverend James F. Checchio, JCD, MBA
Bishop of Metuchen

 


 

¡Felices Pascuas, mis queridos hermanos y hermanas en Cristo resucitado!
 
¨Este es el día que hizo el Señor; nos gozaremos y alegraremos en él. _¨Este es el salmo que la Iglesia canta la mañana del Domingo de Pascua. Recuerda la victoria del Rey David en el Antiguo Testamento ascendiendo a su trono en Jerusalén en triunfo glorioso. Él fue rechazado por sus amigos, compatriotas y también sufrió mucha oposición por sus enemigos. Pero, Dios en su bondad, lo reivindicó. David prefigura a Jesús. Esta es una canción apropiada para alabar a Cristo. Después de la batalla terrena con los poderes de la oscuridad, ¨Dios lo resucita de entre los muertos, liberándolo de la agonía de la muerte, porque era imposible que la muerte lo mantenga cautivo.¨ 
( Hechos 2:24)
 
La Iglesia entera clama nuevamente la verdad ¨Cristo ha resucitado¨. No podemos cesar de proclamar estas verdades. Esta es la gloriosa noticia desde el tiempo de los apóstoles hasta hoy. Dios ha conseguido lo que no pudimos conseguir por nosotros mismos, ¨Nos ha redimido del reino de la oscuridad al Reino del Hijo amado.¨ (Col. 1:13). Celebramos la Pascua por la misericordia y compasión de Dios, de su gran deseo de amistad con cada uno de nosotros. Entramos a esta nueva vida por las aguas del bautismo. Entonces, cada vida debe aceptar y crecer en la nueva vida que Cristo ofrece. Esta es la razón por la cual necesitamos proclamar otra vez nuestras promesas bautismales en la misa de Pascua y aceptar a Cristo renovados.
 
Para mi esta Pascua es muy especial. Con la muerte de mi papá el 4 de febrero pasado, confronté la finalidad de la muerte de una manera muy personal. Muchas personas conocidas y queridas han muerto y he sufrido su pérdida, pero ahora he experimentado lo que antes había escuchado sobre la muerte de uno de los padres, a medida que mi familia aprende a continuar viviendo sin mi papá. En especial, es difícil para mi mamá, quien estuvo casada con él por 58 años. Su matrimonio fue una bendición para mi hermano, hermanas y para mí, y aunque nuestra mamá tiene muchos recuerdos felices, ahora vemos su sufrimiento por su pérdida de tal manera que nos duele a hijos, nietos y bisnietos, también. Gracias a Dios, que su fe es fuerte, y también la nuestra; no me imagino vivir esta experiencia sin el conocimiento y creencia en la resurrección de Jesús; el don de la fe es una bendición en la vida. Estoy doblemente agradecido por el don de la fe esta Pascua.
 
El significado de las Escrituras está muy vivo de una manera muy tangible para mí. Me consuelo en la promesa de lo que Cristo ha conseguido con su muerte y resurrección. Tengo la esperanza que volveré a ver a mi papá cara a cara otra vez. ¨La vida se ha transformado, no ha terminado.¨ Como oramos en el prefacio de la misa de funerales.
 
Si, Cristo es nuestra esperanza, y trae luz a la oscuridad. Esta realidad afecta todos los aspectos de nuestra vida y de la vida de la Iglesia y también del mundo. Me da consuelo saber que la resurrección de Cristo es la esperanza de todos quienes lo necesitan. Necesitamos escoger escuchar las palabras de Cristo resucitado antes que ascendiera al cielo, “Estaré con ustedes siempre, aún al final de los tiempos.¨ Cristo nos pide como sus discípulos fieles a compartir esta esperanza con muchos otros en la Iglesia como en el mundo que necesitan esa esperanza también, ésta es nuestra misión. Si, la resurrección no es solamente para nosotros, o para nuestro último día, pero es también un prisma para cada uno para ver correctamente las cosas de cada día, especialmente la ruptura del pecado y las consecuencias y efectos de las acciones pecaminosas que parecen prevalecer.
 
La resurrección es la promesa de Dios a nosotros de que el pecado, la enfermedad y la muerte no tienen la última palabra. No, Cristo ha resucitado y su luz ha iluminado nuestras horas más oscuras con la esperanza y la convicción de que en Dios todas las cosas serán sanadas. Estas no son palabras piadosas del otro mundo. Todo lo contrario, es la fundación en la cual la Iglesia de Cristo se ha construido con el testimonio de los primeros apóstoles.
 
Mis hermanos y hermanas, hoy es nuestro momento para poner en práctica esta poderosa noticia de la resurrección, y gracias a Dios, ya lo están haciendo. Nuestra diócesis esta bendecida con tantos fieles, buenos discípulos, esforzándose a transformar nuestro mundo en la imagen deseada por. Dios mismo y para la cual hemos sido creados. Que Dios los bendiga por todo lo que están haciendo para construir una civilización de amor.
 
Cuando Pedro y Juan corrieron a la tumba esa Pascua, ellos se enfrentaron con el vacío que los llevo a hacer un acto de fe; leemos ¨vieron y creyeron.¨ Ese acto de fe cambio todo. Esta Pascua ustedes y yo estamos llamados a hacer nuestro acto de fe nuevamente, especialmente, cuando renovamos nuestras promesas bautismales. Necesitamos afirmar otra vez que todo es cierto. Tenemos una esperanza y un destino que debe iluminar todo lo que vemos y. hacemos. El mundo necesita nuestro testimonio de esperanza. ¡El mundo necesita la Buena Nueva de la Resurrección!
 
Por favor sepan de mi amor y afecto por todos ustedes. Estoy bendecido de estar con ustedes aquí y servir al Pueblo de Dios en esta parte de la viña, la Iglesia de Metuchen. Aprecio, también, sus expresiones de fe durante la Pascua conmigo y con mi familia durante la muerte de mi papá. Vivimos en la esperanza de la resurrección.
“Un día lo volveremos a ver.¨
 
Que Cristo resucitado llene sus corazones y mentes con la paz que el mundo no puede dar. “Este es el día que hizo el Señor; nos gozaremos y alegraremos en él.¨
 
Paz y Gozo de Pascua
 
 
Reverendísimo James F. Checchio, JCD, MBA
Obispo de Metuchen

¡Felices Pascuas, mis queridos hermanos y hermanas en Cristo resucitado! 

¨Este es el día que hizo el Señor; nos gozaremos y alegraremos en él." Este es el salmo que la Iglesia canta la mañana del Domingo de Pascua. Recuerda la victoria del Rey David en el Antiguo Testamento ascendiendo a su trono en Jerusalén en triunfo glorioso. Él fue rechazado por sus amigos, compatriotas y también sufrió mucha oposición por sus enemigos. Pero, Dios en su bondad, lo reivindicó. David prefigura a Jesús. Esta es una canción apropiada para alabar a Cristo. Después de la batalla terrena con los poderes de la oscuridad, "Dios lo resucita de entre los muertos, liberándolo de la agonía de la muerte, porque era imposible que la muerte lo mantenga cautivo." ( Hechos 2:24)

La Iglesia entera clama nuevamente la verdad "Cristo ha resucitado". No podemos cesar de proclamar estas verdades. Esta es la gloriosa noticia desde el tiempo de los apóstoles hasta hoy. Dios ha conseguido lo que no pudimos conseguir por nosotros mismos, "Nos ha redimido del reino de la oscuridad al Reino del Hijo amado." (Col. 1:13). Celebramos la Pascua por la misericordia y compasión de Dios, de su gran deseo de amistad con cada uno de nosotros. Entramos a esta nueva vida por las aguas del bautismo. Entonces, cada vida debe aceptar y crecer en la nueva vida que Cristo ofrece. Esta es la razón por la cual necesitamos proclamar otra vez nuestras promesas bautismales en la misa de Pascua y aceptar a Cristo renovados.

Para mi esta Pascua es muy especial. Con la muerte de mi papá el 4 de febrero pasado, confronté la finalidad de la muerte de una manera muy personal. Muchas personas conocidas y queridas han muerto y he sufrido su pérdida, pero ahora he experimentado lo que antes había escuchado sobre la muerte de uno de los padres, a medida que mi familia aprende a continuar viviendo sin mi papá. En especial, es difícil para mi mamá, quien estuvo casada con él por 58 años. Su matrimonio fue una bendición para mi hermano, hermanas y para mí, y aunque nuestra mamá tiene muchos recuerdos felices, ahora vemos su sufrimiento por su pérdida de tal manera que nos duele a hijos, nietos y bisnietos, también. Gracias a Dios, que su fe es fuerte, y también la nuestra; no me imagino vivir esta experiencia sin el conocimiento y creencia en la resurrección de Jesús; el don de la fe es una bendición en la vida. Estoy doblemente agradecido por el don de la fe esta Pascua.

El significado de las Escrituras está muy vivo de una manera muy tangible para mí. Me consuelo en la promesa de lo que Cristo ha conseguido con su muerte y resurrección. Tengo la esperanza que volveré a ver a mi papá cara a cara otra vez. "La vida se ha transformado, no ha terminado." Como oramos en el prefacio de la misa de funerales.

Si, Cristo es nuestra esperanza, y trae luz a la oscuridad. Esta realidad afecta todos los aspectos de nuestra vida y de la vida de la Iglesia y también del mundo. Me da consuelo saber que la resurrección de Cristo es la esperanza de todos quienes lo necesitan. Necesitamos escoger escuchar las palabras de Cristo resucitado antes que ascendiera al cielo, "Estaré con ustedes siempre, aún al final de los tiempos." Cristo nos pide como sus discípulos fieles a compartir esta esperanza con muchos otros en la Iglesia como en el mundo que necesitan esa esperanza también, ésta es nuestra misión. Si, la resurrección no es solamente para nosotros, o para nuestro último día, pero es también un prisma para cada uno para ver correctamente las cosas de cada día, especialmente la ruptura del pecado y las consecuencias y efectos de las acciones pecaminosas que parecen prevalecer.

La resurrección es la promesa de Dios a nosotros de que el pecado, la enfermedad y la muerte no tienen la última palabra. No, Cristo ha resucitado y su luz ha iluminado nuestras horas más oscuras con la esperanza y la convicción de que en Dios todas las cosas serán sanadas. Estas no son palabras piadosas del otro mundo. Todo lo contrario, es la fundación en la cual la Iglesia de Cristo se ha construido con el testimonio de los primeros apóstoles.

Mis hermanos y hermanas, hoy es nuestro momento para poner en práctica esta poderosa noticia de la resurrección, y gracias a Dios, ya lo están haciendo. Nuestra diócesis esta bendecida con tantos fieles, buenos discípulos, esforzándose a transformar nuestro mundo en la imagen deseada por. Dios mismo y para la cual hemos sido creados. Que Dios los bendiga por todo lo que están haciendo para construir una civilización de amor.

Cuando Pedro y Juan corrieron a la tumba esa Pascua, ellos se enfrentaron con el vacío que los llevo a hacer un acto de fe; leemos "vieron y creyeron." Ese acto de fe cambio todo. Esta Pascua ustedes y yo estamos llamados a hacer nuestro acto de fe nuevamente, especialmente, cuando renovamos nuestras promesas bautismales. Necesitamos afirmar otra vez que todo es cierto. Tenemos una esperanza y un destino que debe iluminar todo lo que vemos y. hacemos. El mundo necesita nuestro testimonio de esperanza. ¡El mundo necesita la Buena Nueva de la Resurrección!

Por favor sepan de mi amor y afecto por todos ustedes. Estoy bendecido de estar con ustedes aquí y servir al Pueblo de Dios en esta parte de la viña, la Iglesia de Metuchen. Aprecio, también, sus expresiones de fe durante la Pascua conmigo y con mi familia durante la muerte de mi papá. Vivimos en la esperanza de la resurrección. "Un día lo volveremos a ver."

Que Cristo resucitado llene sus corazones y mentes con la paz que el mundo no puede dar. "Este es el día que hizo el Señor; nos gozaremos y alegraremos en él."

Paz y Gozo de Pascua,

Reverendísimo James F. Checchio, JCD, MBA
Obispo de Metuchen