Letter from Bishop Checchio on the Pennsylvania Grand Jury Report

August 17, 2018

My Sisters and Brothers,

This week’s report released by the Pennsylvania Grand Jury following an investigation of cases of sexual abuse of minors by clergy in six dioceses of Pennsylvania, dating back to the 1940s was devastating. When we hear of such abuse, our hearts ache for the pain so many have suffered at the hands of those who were entrusted with their spiritual care. It is a painful and horrific chapter in our history that must never be repeated.

One priest of our diocese, Father A. Gregory Uhrig, was included in this report. Father was made aware of his inclusion a few months back, but was forbidden by the Grand Jury to speak publicly on this serious matter before the release of the report on August 14th.  I want to make you aware that the allegation noted in the report was previously addressed and resolved.  In 2010 - at the time that the allegation was first received - it was reported to law enforcement in both Pennsylvania and New Jersey.  Father Uhrig was placed on leave from priestly ministry in October 2010 and prohibited from engaging in any ministry of any kind until the matter was fully investigated, determined and resolved. Father Uhrig went through a canonical trial which concluded that the charge was not proven.  Father was then returned to ministry, and this was publicly reported. After reviewing the facts of the trial, the Holy See's Congregation for the Doctrine of Faith accepted the court's decision and declared it a closed matter.  Regrettably, some online media accounts about his case are incomplete or inaccurate.  The serious and careful handling of Father Uhrig’s case demonstrates the Diocese’s longstanding commitment to pursue truth and justice in all matters brought forth regarding the abuse of a minor by clergy, no matter the length of time that has passed since the alleged actions occurred and no matter the rank or status of the person accused.

Newspapers have reported recently that that Archdiocese of Newark is going to undertake an audit of their clergy files to examine closely the sexual abuse issue.  I want you to know that back in 2002, the Diocese of Metuchen underwent this type of thorough audit of all the files of the priests of the diocese.  It was conducted by an outside law firm and our diocesan chancellor. The Diocese turned over to law enforcement every alleged case of sexual abuse or misconduct we had at that time, including cases that pre-dated the founding of our diocese in 1981.  Since that time, it has been our practice that the Diocese of Metuchen has turned over to the County Prosecutor’s Office every single reported claim of sexual abuse or misconduct.

In addition to this reporting protocol, the diocese provides training and background checks for all those working with youth in our diocese, posts notices about reporting abuse in our diocesan newspaper, website and social media platforms, and asks parishes to post notices in their gathering areas and in the bulletins to encourage people to report any abuse.  Though the Grand Jury report could give the impression that nothing has changed in the Church and abuse is still occurring and overlooked, I want you to know that in our diocese, the last case of reported abuse of a minor in one of our parishes was two decades ago.  Our efforts are making good progress in protecting our children.

The accusations against Archbishop McCarrick likewise show, gratefully, that no cleric is exempt from this policy.  I have also spoken with the seminarians of our diocese about the need to report any kind of abuse or harassment by anyone in a position of authority over them in the Church.  In addition, a group of advisors from the diocese are working to address how we can ensure that similar abuses, especially of seminarians or young priests, would not happen again by establishing a reporting process with an independent reporting structure that allows for anyone to bring an allegation forward without the fear of retribution of any kind and would ensure accountability on all levels.

The Pennsylvania Grand Jury report, and the accounts of Archbishop McCarrick’s misconduct, illustrate the unacceptable treatment of abuse and misconduct of many people.  I am saddened, ashamed and embarrassed by this admission.  In recent years, however, our diocese has worked forthrightly and strongly in this regard.  There are many things we do today that are different and more strenuous than in years past and we have made great strides in creating safe environments in our parishes and our schools.  We can never be complacent though, and I certainly promise you that we will not.

In the midst of such terrible news, we must not lose sight of the truth that Jesus is still with His Church.  Everywhere I go as a bishop I continually meet faithful, good people who love their faith, their clergy and religious, and continue to look for us to be a sign of hope. I work with all the energy our Lord gives me to try to also be a sign of hope in our day.  May the Faith be alive in each of us as we continually look to Jesus to guide us, protect us, purify and renew us. 

We can and must be the Body of Christ that we are called to be through our baptismal commitment.  The world desperately needs Jesus more than ever.  May they find Him in the renewal of our Church at this very time and through each one of us. 

Know of my gratitude and love for you and of my prayers for you, and I ask that you remember me in your prayers too.

The Most Reverend James F. Checchio, JCD, MBA
Bishop of Metuchen



Carta del Obispo Checchio acerca del Reporte del Gran Jurado en Pensilvania

17 de agosto, 2018

Queridos hermanos y hermanas— El reporte del Gran Jurado en Pensilvania publicado esta semana con los resultados de la investigación de los casos de abuso de menores de edad por el clero en seis diócesis de Pensilvania, desde los 1940’s es desastroso.   Cuando escuchamos de tales abusos, nuestros corazones se unen al dolor de tantos quienes han sufrido en las manos de aquellos quienes eran responsables por su cuidado espiritual.  Es un capitulo doloroso y horroroso en nuestra historia que nunca más se debe repetir.

Uno de los sacerdotes de nuestra diócesis, Padre A. Gregory Uhrig fue incluido en este reporte.  El fue informado de que su nombre sería incluido unos meses atrás, pero el Gran Jurado le prohibió que hablara públicamente al respecto antes de que el reporte se hiciera publico el 14 de agosto.  Quiero que sepan que la alegación mencionada en el reporte fue reportada y resuelta.  En 2010—cuando se recibió la alegación por primera vez—se hizo un reporte a los medios policiales tanto en Pensilvania como en New Jersey.  El Padre Uhrig estuvo fuera del ministerio sacerdotal en octubre del 2010 y prohibido de involucrarse en cualquier ministerio de cualquier tipo hasta que su caso sea investigado, determinado y resuelto.  El Padre Uhrig tuvo un proceso canónico el cual concluyó que los cargos no fueron probados.  Después, el Padre volvió al ministerio diocesano y se hizo pública esta decisión.  Después de revisar los hechos del proceso de juicio, la Congregación de la Santa Sede para la Doctrina de la Fe aceptó la decisión de la corte y declaró  el asunto cerrado.  Desafortunadamente, algunos medios de comunicación no son precisos y dan la información incompleta.  El caso del Padre Uhrig se hizo con mucha seriedad y cuidado lo que demuestra  el compromiso permanente de la Diócesis para obtener la verdad y la justicia en todos los asuntos en relación al abuso de un menor de edad por un miembro del clero, no importa el tiempo que haya transcurrido desde que las acciones alegadas se llevaron a cabo y sin importar el rango o status del personal acusado.

Los periódicos han reportado recientemente que la Arquidiócesis de Newark va a organizar una auditoría de los archivos del clero para examinar con cuidado el tema del abuso sexual.  Quiero que sepan que en el 2002, la Diócesis de Metuchen implementó este tipo de auditoría con todos los archivos de los sacerdotes de la diócesis.  Fue implementado por una firma legal fuera de la diócesis y por nuestro canciller diocesano.  La Diócesis entregó  todos los casos de alegación de abuso sexual que teníamos en ese entonces, incluyendo los casos antes de la fundación de la diócesis en 1981. Desde ese entonces, ha sido nuestra practica el entregar cada reporte de abuso sexual a la Oficina del Fiscal del condado.

Además de seguir este protocolo de reporte, la diócesis ofrece entrenamiento y exige antecedentes policiales a todos los trabajadores con jóvenes en la diócesis, colocar avisos para promover el reporte de abusos en el periódico diocesano, pagina web, y otros medios de comunicación, y le pide a las parroquias que también lo hagan en los boletines animando a todos a que reporten cualquier abuso.  Aunque el reporte del Gran Jurado pueda dar la impresión de que nada ha cambiado en la Iglesia y que el abuso continua siendo ignorado, quiero que sepan que en nuestra diócesis,  el ultimo caso reportado del abuso de un menor de edad fue dos décadas atrás. Nuestros esfuerzos están progresando para poder proteger mejor a los jóvenes.

Las acusaciones en contra del Arzobispo McCarrick también demuestran, gracias a Dios, que ningún ordenado esta eximido de esta política.  He conversado con los seminaristas de nuestra diócesis acerca de la necesidad de reportar cualquier caso de abuso, acoso sexual por cualquier persona en autoridad en la Iglesia.  Además, un grupo de consejeros en la diócesis están trabajando para ver cómo podemos asegurarnos que abusos similares, especialmente de seminaristas o sacerdotes jóvenes, no vuelva a suceder estableciendo un proceso de reporte con una estructura independiente que permite que cualquiera pueda presentar su queja sin temor a retribución de ningún tipo y para asegurar la responsabilidad en todos los niveles.

El reporte del Gran Jurado de Pensilvania, y los reportes de la conducta del Arzobispo McCarrick ilustran un comportamiento inaceptable de abuso de muchas personas.  Estoy muy triste y avergonzado con esta admisión.  En los últimos años, sin embargo, nuestra diócesis ha trabajado diligentemente en estos temas.  Hay muchas cosas hoy en dia que hacemos diferente y mejor que en años pasados.  Estamos mejorando el ambiente seguro en las parroquias y colegios para los jóvenes.  Tenemos que hacer más, y les prometo que no pararemos los esfuerzos para hacerlo mejor.

En medio de estas noticias tan terribles, no debemos perder la verdad que Jesús está en Su Iglesia.  Donde vaya como su Obispo me encuentro con los fieles, gente buena que ama su fe, sus sacerdotes y religiosos, y continúan buscando ser un signo de esperanza.  Trabajo con toda la energía que me da el Señor para tratar también de ser un signo de esperanza en nuestro dia.  Que la Fe siga viva en cada uno de nosotros mientras que continuamos buscando a Jesús para guiarnos, protegernos, purificarnos, y renovarnos.

Podemos y debemos de ser el Cuerpo de Cristo que estamos llamados a ser por medio de nuestro compromiso bautismal.  El mundo necesita de Jesús hoy mas que nunca. Que lo encuentren en la renovación de nuestra iglesia hoy mismo y en cada uno de nosotros.

Sepan de mi agradecimiento y amor por ustedes.  Mis oraciones están con ustedes, les pido que me recuerden en las suyas. 

Reverendísimo Obispo James F. Checchio, JCD, MBA
Obispo de Metuchen


RELATED STATEMENTS:

Statement of the Diocese of Metuchen on Rev. A. Gregory Uhrig
Statement of the Roman Catholic Bishops of New Jersey