Bishop's letter to the faithful on the Feast of the Birth of the Blessed Virgin Mother

                 September 8, 2018,                      
                 Birth of the Blessed Virgin Mother

The following letter from Bishop Checchio to the faithful is available as a PDF

Dear Brothers and Sisters in Christ,

I know that so much of the news regarding the Church this whole summer has been painful and very difficult for all of us. The bad news seemingly does not end. However, I write to you in order to hopefully be a voice of encouragement amidst the discouragement and a ray of light in what may seem endless dark clouds. My hope is to provide some assurance to you that indeed our diocese continues to seek to be in the light regarding clergy misconduct, and remain poised to respond in goodness and truth to whatever is placed before us.

New Jersey Attorney General Grewal announced through a September 6 press release that he is forming a task force to investigate allegations of sexual abuse by members of the clergy within the Catholic dioceses of New Jersey, as well as any efforts to cover up such abuse. According to the press release, the task force will conduct a comprehensive review of existing agreements between the Catholic dioceses of New Jersey and state law enforcement in order to examine the Church’s compliance with established reporting procedures and cooperation with law enforcement and to determine whether any additional action is necessary. This has not been unexpected in the wake of the public disclosure of the Pennsylvania Grand Jury report.

While the Diocese of Metuchen has not yet received either a subpoena or indeed any communication from the state, the New Jersey bishops intend to cooperate fully with the investigation. As you may know, each bishop in the state signed back in 2002 a Memorandum of Understanding with the Attorney General. It is heartening for me to be able to say to you that the Catholic Church in New Jersey does much to protect children and will remain vigilant to ensure the safety of every child we serve.

As I have shared with you previously, the Diocese of Metuchen in 2002, underwent a thorough audit of all the files of the priests of the diocese, much like what the Attorney General is now asking of us again. It was conducted by an outside law firm and our diocesan chancellor. The diocese turned over to law enforcement every alleged case of sexual abuse or misconduct we had at that time, including cases that pre-dated the founding of our diocese in 1981. Since that time, it has been our practice that the Diocese of Metuchen has turned over to the County Prosecutor’s Office every single reported claim of sexual abuse or misconduct. In addition, we have sent them to the Attorney General’s Office as well. We will again present this information to them as soon as they request it.

The Diocese of Metuchen maintains our longstanding agreement with law enforcement and our shared commitment to pursue truth and justice in all matters brought forth regarding the abuse of a minor by clergy, no matter the length of time that has passed since the alleged actions occurred and no matter the rank or status of the person accused. I am grateful that the processes the Church has in place regarding child sexual abuse here have been shown to work, since the last case of reported abuse of a minor in one of our parishes was two decades ago. We need to stay ever vigilant in our continued efforts.

In addition to this reporting protocol, the diocese provides training and background checks for all those working with youth in our diocese. The diocese continues to urge anyone who has been abused to bring the situation to the attention of law enforcement officials and stands poised and ready to help.

I know that it can be wearisome to continue to hear of this topic of abuse and scandal; however, my desire to share this update with you is that you too will have a more complete picture of what news outlets are reporting. As your bishop, I believe it is important that you know how seriously I take our current situation and indeed want to work for healing, truth and hope.

This Friday we celebrate the Triumph of the Holy Cross. This liturgical feast reminds us that going through suffering provides the pathway to ultimate glory. Let us keep in our prayers all who have suffered from abuse in any way that they may find the healing and peace that they deserve. May God transform their suffering through the mystery of the cross. I have asked each parish to have its own prayer service to pray for victims of sexual abuse on September 14, the Triumph of the Holy Cross. I firmly believe that to stand under the Cross of Christ, is the ideal place for us to find the understanding that the world does not provide and the strength to carry our own cross with courage.

Please continue to pray for me in my call to lead our beautiful Church of Metuchen; you are all a blessing to me. May our Lady of Sorrows, who knew the suffering of Her Son so personally, be our guide and comfort through our difficult walk now. Know of my ongoing gratitude and love for you, and my prayers for you, and I ask that you remember me in your prayers too,

Sincerely in Christ,

Most Reverend James F. Checchio, JCD, MBA


8 de septiembre, 2018 
Nacimiento de la Virgen María 
Queridos hermanos y hermanas en Cristo, 
Sé que este verano la mayor parte de las noticias en referencia a la Iglesia han sido dolorosas y muy difíciles para todos nosotros.  Parece ser que las malas noticias no terminan.  Sin embargo, les escribo con la esperanza de ser una voz de ánimo en medio del desánimo y un rayo de luz en lo que parecen ser nubes interminables de oscuridad.   Espero poder ofrecerles alguna certeza de que verdaderamente nuestra Diócesis continúa tratando de actuar en la luz en relación a los comportamientos inadecuados del clero, y permanecer preparados para responder con bondad y con la verdad a cualquier situación que nos toque enfrentar. 
El Fiscal General de New Jersey Grewal anunció en un comunicado de prensa el 6 de septiembre que está formando un equipo con el objetivo de investigar alegaciones de abuso sexual por miembros del clero dentro de las diócesis católicas en New Jersey, así como también cualquier esfuerzo hecho para cubrir dicho abuso.  De acuerdo al comunicado de prensa, este equipo  va a realizar una revisión exhaustiva de los convenios que existen entre las diócesis católicas de New Jersey y la aplicación de las leyes del estado para poder examinar el cumplimiento de la Iglesia con los procedimientos legales establecidos y la cooperación con los medios de la ley para determinar si alguna acción adicional es necesaria.  Esto no es una sorpresa después de la publicación del reporte del Gran Jurado en Pensilvania. 
Aunque la Diócesis de Metuchen todavía no ha recibido ninguna citación o ningún otro comunicado del estado, los obispos de New Jersey tienen la intención de cooperar totalmente con la investigación.  Como tal vez ya saben, cada obispo en el estado firmó en el 2002 un Memorando de Entendimiento con el Fiscal General.  Es alentador compartir con ustedes que la Iglesia Católica en New Jersey está haciendo mucho para proteger a los niños y permanecerá vigilante para garantizar la seguridad de cada niño que servimos. 
Como ya he compartido antes, la Diócesis de Metuchen en el 2002, experimentó una auditoría exhaustiva de todos los archivos de los sacerdotes en la diócesis, muy similar a la que el Fiscal General nos está pidiendo otra vez.  Fue dirigida por una firma legal exterior y nuestro canciller diocesano.  La diócesis entregó a los medios de la ley todos los casos de abuso sexual o mala conducta que teníamos en ese entonces, incluyendo los casos de antes de la fundación de la diócesis en 1981.  Desde esa fecha, ha sido nuestra práctica en la Diócesis  denunciar a la Oficina del Fiscal del Condado cada queja o denuncia de abuso sexual o mala conducta.  Además, los hemos mandado a la Oficina del Fiscal General también.  Les presentaremos esta información nuevamente en cuanto lo soliciten. 
La Diócesis de Metuchen mantiene desde hace mucho un convenio con los medios de la ley y estamos comprometidos a buscar la verdad y la justicia en todos los asuntos relacionados con el abuso de menores por el clero, sin interesar cuánto tiempo haya pasado desde que ocurrieron los actos alegados y sin importar el rango o posición de la persona acusada.  Estoy agradecido de que los procesos que la Iglesia está implementando aquí sobre el abuso sexual de menores están demostrando ser efectivos, ya que el último caso de abuso sexual de un menor de edad en una de nuestras parroquias fue dos décadas atrás.  Necesitamos permanecer vigilantes con nuestros continuos esfuerzos. 
Además de este protocolo de denuncias, la diócesis ofrece entrenamiento y registros de antecedentes policiales para todos aquellos trabajando con los jóvenes en nuestra diócesis. La diócesis continúa urgiendo a cualquier persona que haya sido abusada a que denuncie la situación a los medios de la ley quienes están listos para ayudar. 
Sé que puede ser muy tedioso continuar escuchando sobre este tema del abuso y del escándalo; sin embargo, mi deseo de compartir con ustedes estos comunicados es ofrecerles la información para que tengan un panorama completo más allá de lo que los medios de comunicación publican.  Como su obispo, creo que es importante que ustedes sepan qué tan seriamente tomo nuestra situación actual y verdaderamente quiero trabajar para la sanación, la verdad y la esperanza.  Este viernes celebramos El Triunfo de la Santa Cruz.  Esta fiesta litúrgica nos recuerda que viviendo el sufrimiento nos ofrece un camino a la última gloria.  Mantengamos en nuestras oraciones a todos aquellos que han sufrido de  abuso en cualquier forma para que puedan encontrar sanación y la paz que se merecen.  Que Dios transforme su sufrimiento por medio del misterio de la cruz.  Le he pedido a cada parroquia que organice su propio servicio de oración para orar por las víctimas del abuso sexual el 14 de septiembre, El Triunfo de la Santa Cruz.  Creo firmemente que el estar junto a la cruz  de Cristo es el lugar ideal para que nosotros podamos encontrar el entendimiento que el mundo no puede ofrecer y la fortaleza para cargar nuestra propia cruz con valor. 
Por favor continúen orando por mí y mi llamada a guiar esta hermosa Iglesia de Metuchen; ustedes son una bendición para mí.  Que Nuestra Señora de los Dolores, quien conoció el sufrimiento de Su Hijo muy de cerca, sea nuestra guía y apoyo en estos tiempos tan difíciles de hoy.  Sepan de mi gran agradecimiento y amor por ustedes, y mis oraciones por ustedes, les pido que me recuerden en las suyas también,
Sinceramente en Cristo,
Reverendísimo James F. Checchio, JCD, MBA  

                8 de septiembre, 2018 
                Nacimiento de la Virgen María


A continuación la carta del Obispo Checchio a los fieles [PDF]

Queridos hermanos y hermanas en Cristo, 

Sé que este verano la mayor parte de las noticias en referencia a la Iglesia han sido dolorosas y muy difíciles para todos nosotros.  Parece ser que las malas noticias no terminan.  Sin embargo, les escribo con la esperanza de ser una voz de ánimo en medio del desánimo y un rayo de luz en lo que parecen ser nubes interminables de oscuridad.   Espero poder ofrecerles alguna certeza de que verdaderamente nuestra Diócesis continúa tratando de actuar en la luz en relación a los comportamientos inadecuados del clero, y permanecer preparados para responder con bondad y con la verdad a cualquier situación que nos toque enfrentar. 

El Fiscal General de New Jersey Grewal anunció en un comunicado de prensa el 6 de septiembre que está formando un equipo con el objetivo de investigar alegaciones de abuso sexual por miembros del clero dentro de las diócesis católicas en New Jersey, así como también cualquier esfuerzo hecho para cubrir dicho abuso.  De acuerdo al comunicado de prensa, este equipo  va a realizar una revisión exhaustiva de los convenios que existen entre las diócesis católicas de New Jersey y la aplicación de las leyes del estado para poder examinar el cumplimiento de la Iglesia con los procedimientos legales establecidos y la cooperación con los medios de la ley para determinar si alguna acción adicional es necesaria.  Esto no es una sorpresa después de la publicación del reporte del Gran Jurado en Pensilvania. 

Aunque la Diócesis de Metuchen todavía no ha recibido ninguna citación o ningún otro comunicado del estado, los obispos de New Jersey tienen la intención de cooperar totalmente con la investigación.  Como tal vez ya saben, cada obispo en el estado firmó en el 2002 un Memorando de Entendimiento con el Fiscal General.  Es alentador compartir con ustedes que la Iglesia Católica en New Jersey está haciendo mucho para proteger a los niños y permanecerá vigilante para garantizar la seguridad de cada niño que servimos. 

Como ya he compartido antes, la Diócesis de Metuchen en el 2002, experimentó una auditoría exhaustiva de todos los archivos de los sacerdotes en la diócesis, muy similar a la que el Fiscal General nos está pidiendo otra vez.  Fue dirigida por una firma legal exterior y nuestro canciller diocesano.  La diócesis entregó a los medios de la ley todos los casos de abuso sexual o mala conducta que teníamos en ese entonces, incluyendo los casos de antes de la fundación de la diócesis en 1981.  Desde esa fecha, ha sido nuestra práctica en la Diócesis  denunciar a la Oficina del Fiscal del Condado cada queja o denuncia de abuso sexual o mala conducta.  Además, los hemos mandado a la Oficina del Fiscal General también.  Les presentaremos esta información nuevamente en cuanto lo soliciten. 

La Diócesis de Metuchen mantiene desde hace mucho un convenio con los medios de la ley y estamos comprometidos a buscar la verdad y la justicia en todos los asuntos relacionados con el abuso de menores por el clero, sin interesar cuánto tiempo haya pasado desde que ocurrieron los actos alegados y sin importar el rango o posición de la persona acusada.  Estoy agradecido de que los procesos que la Iglesia está implementando aquí sobre el abuso sexual de menores están demostrando ser efectivos, ya que el último caso de abuso sexual de un menor de edad en una de nuestras parroquias fue dos décadas atrás.  Necesitamos permanecer vigilantes con nuestros continuos esfuerzos. 

Además de este protocolo de denuncias, la diócesis ofrece entrenamiento y registros de antecedentes policiales para todos aquellos trabajando con los jóvenes en nuestra diócesis. La diócesis continúa urgiendo a cualquier persona que haya sido abusada a que denuncie la situación a los medios de la ley quienes están listos para ayudar. 

Sé que puede ser muy tedioso continuar escuchando sobre este tema del abuso y del escándalo; sin embargo, mi deseo de compartir con ustedes estos comunicados es ofrecerles la información para que tengan un panorama completo más allá de lo que los medios de comunicación publican.  Como su obispo, creo que es importante que ustedes sepan qué tan seriamente tomo nuestra situación actual y verdaderamente quiero trabajar para la sanación, la verdad y la esperanza.  Este viernes celebramos El Triunfo de la Santa Cruz.  Esta fiesta litúrgica nos recuerda que viviendo el sufrimiento nos ofrece un camino a la última gloria.  Mantengamos en nuestras oraciones a todos aquellos que han sufrido de  abuso en cualquier forma para que puedan encontrar sanación y la paz que se merecen.  Que Dios transforme su sufrimiento por medio del misterio de la cruz.  Le he pedido a cada parroquia que organice su propio servicio de oración para orar por las víctimas del abuso sexual el 14 de septiembre, El Triunfo de la Santa Cruz.  Creo firmemente que el estar junto a la cruz  de Cristo es el lugar ideal para que nosotros podamos encontrar el entendimiento que el mundo no puede ofrecer y la fortaleza para cargar nuestra propia cruz con valor. 

Por favor continúen orando por mí y mi llamada a guiar esta hermosa Iglesia de Metuchen; ustedes son una bendición para mí.  Que Nuestra Señora de los Dolores, quien conoció el sufrimiento de Su Hijo muy de cerca, sea nuestra guía y apoyo en estos tiempos tan difíciles de hoy.  Sepan de mi gran agradecimiento y amor por ustedes, y mis oraciones por ustedes, les pido que me recuerden en las suyas también,

Sinceramente en Cristo,

Reverendísimo James F. Checchio, JCD, MBA